Durante las vacaciones de Semana Santa un grupo de profesores de educación infantil del Sector Madrid-Canarias que estamos en un proceso de reflexión sobre el marco pedagógico de la educación infantil en los colegios La Salle, hemos realizado como parte de nuestra formación una visita de estudio a Reggio Emilia una región al norte de Italia donde se encuentran las escuelas infantiles fundadas por Loris Malaguzzi (“Los cien lenguajes del niño”) en las que el niño es el constructor de sus propios conocimientos.

A través del juego van descubriendo el mundo que les rodea y los profesores van acompañando su proceso y documentando con fotografías y registros como es la evolución de cada alumno.

En las escuelas con este tipo de pedagogía dan una gran importancia a la distribución del espacio tanto el interior como el exterior, todas las escuelas cuentan con un buen terreno que tiene una clara función pedagógica, como los materiales de todo tipo que se utilizan para acompañar los procesos creativos de los niños mientras investigan sobre lo que quieren aprender.

El ambiente que generan los equipos educativos es una metáfora de lo que declara la escuela de sí misma.

Ha sido una hermosa experiencia que debe hacernos reflexionar sobre cómo hacer más felices a nuestros alumnos y sus familias en la etapa de educación infantil.