TALLERES

Para La Salle, el taller es un ámbito didáctico donde el niño se construye a sí mismo, en el encuentro pedagógico con sus propias cualidades. Representa la definición de una propuesta de integración del conocimiento que haga posible que el alumnado conecte en plenitud con las múltiples facetas de su vida.

Nos distanciamos de aquellos modelos tradicionales que priorizan los saberes, que propugnan tácita o explícitamente la relevancia de unas asignaturas frente a otras y que discriminan, con sus planteamientos y actuaciones, el sentido pleno de todos y cada uno de los saberes.

 

Se  contempla el taller escolar como un elemento propio y característico de la organización. En él, la persona crece de manera equilibrada, adquiere competencias que pronto se convertirán en cualidades, y posibilita la configuración de perfiles de personalidad completos, íntegros, saludables y dotados de un valor que trasciende los límites de una mera educación formal.

Los talleres no se crean a partir de las posibilidades del centro escolar, sino que son generados alrededor del objeto primordial de consideración: el alumno. Responden a las necesidades de construcción íntegra de la persona. Preparamos individuos que aúnen dos cualidades fundamentales: capacidad crítica y adaptabilidad transformadora. Ambas son consideradas en La Salle como líneas inexcusables que marcan el camino a la felicidad y el éxito personal.

Creemos que el pensamiento crítico, reflexivo, equilibrado y justo, solo se puede alcanzar si nuestros alumnos ejercitan sus capacidades en distintos ámbitos de proyección de su pensamiento.